PROMÁLAGA EXCELENCIA. “EMISIÓN CERO”

 

En la primera fase de la ampliación del parque tecnológico de Andalucía se construirá el complejo “Promálaga Excelencia. Este complejo tuvo como principal misión el ser una de las primeras construcciones con certificado “cero emisiones” en Andalucía. La situación de la parcela, junto a la rotonda de acceso rodado a la ampliación del parque tecnológico y la estación del metro, supondrá inevitablemente que este complejo se convierta en la imagen del nuevo sector.

 

“Promálaga Excelencia” se ha proyectado de acuerdo a criterios de tecnología medioambiental aplicados a la optimización constructiva y de la envolvente del edificio, utilizando sistemas pasivos, activos y mixtos que colaboren en la limitación de la demanda energética.

 

Forma

 

El edificio propuesto posee una geometría que responde a la optimización de la superficie de fachada en relación a su volumen. Dado que la pérdida de calor en una edificación es proporcional a la de la superficie de la envolvente, proyectamos un edificio cilíndrico. El cilindro es la figura geométrica pura con menos superficie envolvente en relación a su volumen después de la esfera. Con este mecanismo conseguimos un 12% de reducción de superficie de fachada en comparación con el supuesto paralelepípedo de planta cuadrada con la misma altura, forma ya considerada óptima para este tipo de edificaciones. Proponemos que sea la forma arquitectónica, la que determine un ahorro energético y constructivo desde origen. Así, ponemos en práctica experiencias de nuestra arquitectura vernácula en un edificio contemporáneo con las últimas prestaciones tecnológicas en lo que se refiere a los sistemas activos.

 

Consecuentemente, el volumen principal del complejo es un cilindro de dos plantas de altura, que contiene el uso de oficinas. Del mismo volumen surgen dos cuerpos de la misma geometría, el salón de actos, el cual articula el acceso al complejo, y la cafetería, que emerge del volumen principal para integrarse en el jardín.

 

Sistemas pasivos

 

El edificio propuesto plantea una serie de mecanismos pasivos que favorezcan un rendimiento energético óptimo.

 

Piel. Sería absurdo en nuestras latitudes proyectar un edificio con una fachada vítrea. La alta radiación lumínica de nuestras latitudes calentaría los paramentos horizontales y verticales de los espacios interiores, provocando efecto “cuerpo negro” e irradiando consecuentemente calor al interior del edificio. Con la intención de minimizar la alta radiación lumínica que tenemos en nuestra ciudad proyectamos una fachada, que teniendo una apariencia continua, es capaz de adaptarse a cada una de las orientaciones. Con este fin se proyecta una fachada constituida por mallorquinas que pivotan sobre su eje vertical.

 

Las lamas interiores de cada una de las mallorquinas tienen distintas inclinaciones haciendo la fachada más o menos permeable según las diferentes orientaciones. Las mallorquinas pivotarán a su vez sobre su eje según el movimiento diario del sol. Este sistema permite una especialización de la fachada según la orientación, consiguiendo a su vez una continuidad en todo su perímetro. Esta primera piel hará sombra sobre el cerramiento del edificio, evitando el recalentamiento del mismo. Además, la subestructura que la sustenta generará pasarelas que servirán de galerías de limpieza de los cerramientos vítreos situados tras esta primera piel.

 

Muro. Tras esta primera protección se proyecta el cerramiento de separación entre interior y exterior, el cual está formado por anillos de hormigón que conforman petos y dinteles. Este muro, de gran inercia térmica, evitará la pérdida energética entre interior y exterior. Los vidrios empleados se especializan según cada tipo de orientación. Así, en las orientaciones este y norte se emplearán vidrios dobles con lámina bajo emisiva, que reducirán el flujo de calor entre el interior y el ambiente, y en las orientaciones sur y oeste se empleará vidrio doble bajo emisivo, pero con un factor solar más reducido para evitar sobrecalentamientos.

 

Cubierta. El plano más expuesto a la radiación se proyecta como una cubierta ventilada, provocando que en verano se minimice su temperatura y en invierno actúe de colchón térmico. Además, se protege de la radiación solar mediante una pérgola anular conformada por placas fotovoltaicas.

 

Patios. El interior del cilindro principal está perforado por ocho patios, de los cuales la mitad profundizan hasta planta baja. Estos patios, tan adecuados a nuestro clima tal y como demuestra nuestra arquitectura popular, servirán para iluminar los espacios de oficina y evitar orientaciones no deseadas.

 

Estos vacíos protegidos con toldos tienen asignadas varias funciones. En invierno los toldos se abrirán de tal manera que la radiación solar elevará la temperatura del aire interior. En verano los toldos se cerrarán para evitar el recalentamiento de los espacios interiores. La disposición al “tresbolillo” de estos vacíos propiciará las ventilaciones cruzadas de los espacios de trabajo, además de optimizar y reducir la utilización de la luz eléctrica. Además, esta disposición, provocará un reparto uniforme de la luz en el interior y permitirá la iluminación natural de los espacios de comunicación, siempre con la pretensión de obtener el mayor el ahorro energético.

 

También el sótano de aparcamientos está iluminado con huecos estratégicamente situados, evitando el uso de iluminación artificial durante el horario habitual de uso del edificio.

 

Vegetación. En los espacios no ocupados por la edificación, se proyecta un jardín con especies autóctonas de bajo consumo de agua. Se incluirán árboles de hoja caduca que den frescor y sombra en verano y permitan el paso de la luz en invierno. Los pavimentos serán filtrantes, favoreciendo el paso del agua de lluvia al subsuelo.

 

Materiales. Se construirá con materiales reciclados y reciclables, que no conlleven gastos energéticos excesivos en su fabricación y puesta en obra. También se utilizarán materiales autóctonos, que eviten gastos excesivos de transporte. Además, se proponen materiales claros, que se comporten adecuadamente durante la época estival.

 

Geotermia. Para la climatización del edificio se emplea un sistema geotérmico de pre-climatización del aire.